Radio On line

El Presidente de la Asociación Hotelera y Gastronómica de San Martín de los Andes cuestiono la practicas mapuches

Gustavo Fernández Capiet pidió “poner un límite” a la Comunidad Mapuche
El reconocido empresario hotelero local detalló sus pensamientos en un texto enviado al Secretario de Turismo y al Intendente del Parque Nacional Lanín.

Gustavo Fernández Capiet, envió un texto al Secretario de Turismo local, Esteban Bosch, y al Intendente del Parque Nacional Lanín, Horacio Peloso, detallando sus pensamientos acerca de la Comunidad Mapuche.

Entre distintos puntos, expresa que en su cultura está el “no trabajo y no esfuerzo en muchos casos”, cuestiona los cobros “por pisar su propiedad” y asegura que “alguien debe poner un límite” a la situación.

La carta, completa, dice:

“Hola Esteban, Horacio y Sergio, les detallo un poco más lo que pienso, para tener en cuenta.

Esta comunidad originaria, lo que quiere es cada vez tomar más espacio público para uso propio, y en amparo de supuestos derechos ancestrales, que en lo personal creo que corresponderían a los Tehuelches, ha pasado lo siguiente:

– En su cultura parece que esta la del no trabajo y no esfuerzo en muchos casos (hay excepciones). Tienen miles de hectáreas, y no producen más que mínimamente algo. Pero la verdad podrían ser proveedores de determinadas frutas y hortalizas de toda la provincia (y sus derivados con valor agregado como dulces, conservas, salsas, etc). Ganadería ovina y bobina podrían producir mucha carne y derivados como leches y quesos para todo el pueblo al menos. De turismo ni hablar sea con cabalgatas, servicios de gastronomía típica, trekking, camping (de esto algo hacen), cultura, guías reconocidos de montaña, etc, pero pensando en dar servicio y no sacar plata por solo tener derechos ancestrales.

– Cobran por entrar a la Islita, no por algún servicio sino solo por pisar “su propiedad” cuando la Islita y sus playas es un espacio en teoría público.

– Cobran acceso al Parque Lanín gracias al co-manejo, o mejor dicho al des-manejo, y no solo en el muelle afectando una excursión emblemática del destino, sino que lo hacen al llegar a la Villa, una villa que se supone sería un barrio abierto, que se llega por un camino público y no de ellos, que lo mantiene la provincia y no ellos.

– Cobran por entrar a la cascada de Quila Quina, aquí parece que no hay franja de rivera, si fuera un estanciero lo tildarían de violar la constitución y como mil leyes, por terratenientes y usurpadores del espacio público, fíjense que el acceso a la cascada nunca se aleja de los 15 metros del río, no le arreglan la baranda, hemos tenido víctimas fatales allí ya que ninguno acompaña ni por prevención ni para explicar nada, ni siquiera para tener limpio ya que la mitad de las veces es una mugre, como es una mugre el puesto que tienen en el acceso y lo sé porque paso y lo veo regularmente.

– Vas al mirador Arrayan y te roban los de ahí arriba mismo, todos saben quiénes son. Desde nuestro hotel no recomendamos más ir allí, pero sí a la casa de té. El Mirador del Centenario por falta de mantenimiento y de acción nuestra, está cerrado e inaccesible.

– Querés hacer una carrera que pase por “su territorio” y si no les pagás a ellos, no la hacés, y siempre se exceden y Parques los cobija porque si no les llevés el pago de ellos no te autorizan la carrera.

– ¿Querés madera? Ellos te la venden, la marcan como leña y la venden como madera, pregúntenle a varios de los comerciantes que les compran…. después hacen un escándalo en Villa la Angostura, por 50 lengas que tiraron para un circuito de cross, y que entiendo que fueron reemplazadas por muchas más que plantaron, donde hicieron 3 carreras en tres años, no se corre todos los domingos, y metieron en la Villa 15000, 20000 y 28000 espectadores, y fue elegido dos veces el mejor de todos los circuitos del campeonato, y como fui te digo de toda la gastronomía en oferta la mitad era “legal” y la otra mitad de ellos a través de clubes, cooperadoras y demás, los vi, serian unos 100 trabajando y 10/15 protestando por la deforestación, y cómicamente fuera del límite del circuito un cartel de parques que decía prohibido avanzar área en recuperación de suelo de la comunidad no se qué…. estaban recuperando lo que ellos deforestaron que fue mucho más que lo que hicieron el circuito. En Manzano Brujo en cualquier momento también empiezan a poner obstáculos peores a los que ya ponen.

– Cobran un canon por la concesión de Chapelco, sin embargo en su momento se opusieron a la construcción de suficiente reservorio de agua para los cañones, crearon un negocio de dudosa legitimidad en la base y ante cualquier reclamo apelan al corte de ruta como medida de extorsión y perjudicando a turistas que nada tienen que ver con la problemática.

– Les dio la provincia/nación Retroexcavadora, Camión, camioneta, teléfonos y un sinfín de maquinas y herramientas a la comunidad.

– Les dieron el espacio en la plaza para que pongan la bandera como si fuese otro país, en el fondo es lo que persiguen, ya lo han manifestado.

– Les tuvieron que hacer los balances con dudosos números, pusieron toda personas jurídicas a tratar de salvarles la personería, para que pudieran hacer asambleas.

– En el barrio intercultural son muchos los rumores sobre los contratos y las bajadas de plata de los últimos años y el uso inapropiado de los fondos.

– En Catritre…. ¿cómo está todo el resto, el parador, los baños, el estacionamiento, en fin, el servicio?

– En piedra pintada, una inversión fabulosa, ¿qué pasó? un desastre.

Entonces ahora me vienen a plantear el tema de la Montaña Sagrada, como ya dije antes, debería ser una montaña sagrada para todos los que les guste la naturaleza, el trekking, escalar, la fotografía (mientras no pidan que no le saquen más fotos a su Lanín).

Este volcán debería ser sagrado para quienes quieran ir, respetando una capacidad de carga lógica, dándole la oportunidad a la gente del Club de Junín, de tener unos domos o refugios bien puestos como en todos lados, y no los precarios que con tremendo esfuerzo deben subir todos los años y atienden y limpian la montaña. No estaría mal algo definitivo y además distintivo de una actividad que al turismo le hace mucho bien. Y desde el mkt (marketing) diría que aquel que no subió la montaña sagrada en algún momento no se irá al cielo.

Ahora me dicen que las ascensiones no estarían prohibidas, quizá si aranceladas por la comunidad, pero como corren el arco a cada minuto ya llegará la prohibición.

Lo peor de todo es que muchos no tienen conciencia que viven del turismo, igual que vos, que yo, y que media ciudad, y no los cuidamos a los turistas, cada vez les damos menos atractivos, menos servicios, menos opciones…. ¿Cuántos de la comunidad trabajan y viven del turismo? Muchos, conmigo algunos y desde hace muchos años, pero ¿cuántos en el Cerro, en la gastronomía, en la hotelería en general, en las agencias, en el comercio? Son muchos, pero saben que es la mayoría silenciosa y trabajadora, en cambio la minoría politizada y holgazana va por la plata fácil, esto del Lanín si no termina en otro comanejo, perdón nuevamente desmanejo, y dándoles para que cobren otro peaje, como a la Cascada de Quila Quina, que no valga.

Alguien debe ponerle un límite, el problema es que el limite lo tiene que poner el mismo que les dio toda una sarta de disparates y ahora no tiene autoridad para decir acá nos estamos pasando de la raya. Debo reconocer que estas cuestiones de conveniencia política a la corta dan alivio inmediato (como las pastas) pero a la larga hacen mucho daño (como las pastas también).

Hablamos de una montaña, que la verdad es solo Argentina la mitad, el resto de Chile, el comanejo debería hacerse con Chile en todo caso, ¿o será media montaña sagrada? ¿o mandaremos a los turistas a Chile para que realicen las actividades del otro lado del límite? Pregunto, ¿estamos locos? ¿No vemos nada? ¿o somos cómplices? ¿o nos usan como participes necesarios?

La verdad es que podría escribir todo el día al respecto pero también debo ocuparme de mis tareas y no quiero robarles más tiempo a Ustedes. Sí me gustarían las respuestas y/o explicaciones oficiales. Del Ministro Bergman, del Directorio de Parques, de la Intendencia, de la Provincia, de Zonas de Frontera, de Gendarmería, en fin…

Sé que todo esto que digo no es políticamente correcto, pero a mí me rebalsaron el vaso (por no decir otra cosa) y creo que estamos en un punto de inflexión que debemos tomar con mucha responsabilidad, cada uno desde su lugar ” (san martin a diario).

Deja un comentario