Radio On line

Arroyo Salgado: “Nisman no se suicidó, lo mataron”.

Reveló que el fallecido fiscal de la AMIA “no murió de inmediato”, que “sufrió una agonía” y que “no hay signos de que haya disparado él”. “El cuerpo fue movido tras la muerte”, aseguró.

“Fue un hecho criminal de magnitud” sostuvo la jueza Arroyo Salgado, que es querellante en la causa que investiga la muerte de Nisman. Fotos DyN
La jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado reiteró ue a su ex marido, el fiscal Alberto Nisman, “lo mataron” y que su muerte es “un magnicidio” que “merece respuestas de parte de las instituciones de la República”, al presentar las conclusiones de sus peritos, que contradicen los estudios oficiales.
Las pericias “descartan con contundencia las hipótesis del suicidio y el accidente, con lo cual podemos concluir que Alberto Nisman fue víctima de un homicidio sin lugar a dudas”, sostuvo la ex mujer del fallecido titular de la Unidad Fiscal Especial de la causa AMIA.
Arroyo Salgado juzgó como “muy importante” el punto quinto de las conclusiones a las que arribó su equipo de peritos, que determinó que “no existió espasmo cadavérico” en la mano derecha -signo de que habría accionado la pistola- lo cual se contradice con la pericia oficial.
Otro dato llamativo de las conclusiones, precisó la jueza, es que “la posición en que fue encontrado el cuerpo” dentro del baño del piso en que vivía Nisman en Puerto Madero “no fue la que tenía al momento de la muerte” por lo que, agregó, “el cuerpo ha sido movido”.
Arroyo Salgado también detalló que “la data de la muerte” del fiscal se remonta al sábado a la tarde-noche ya que, precisó, “es de 36 horas más o menos contadas desde cuatro horas antes del inicio de la operación de autopsia”, iniciada el lunes 19 a las ocho de la mañana.
Asimismo, afirmó que el episodio “impactó de lleno en la institucionalidad de la República” y es “un hecho criminal de magnitud por las trascendencias del caso”.
“Fue muy doloroso para nosotros” el trabajo pericial realizado al respecto, que replica los estudios hechos por los especialistas oficiales.
De las conclusiones:
* El equipo interdisciplinario criminalístico forense concluye que, dislaceración y hemorragia meningoencefálica, producida por una disparo de arma de fuego, seguida de hemorragia.
* El arma encontrada, calibre 22, presenta signos de haber sido disparada, fue el arma usada en el hecho.
* Las pericias de barrido a los efectos de determinar partículas disparadas de plomo, realizadas en la sede de la policía científica y en el cuerpo de fiscales del ministerio público de Salta, dieron resultado negativo.
* La pericia toxicológica demostró cafeína, en cantidades no determinables y alcohol compatible con una mínima ingesta o con la fermentación natural de alimentos ingeridos. Los trascendidos públicos que afirman que Nisman estaba alcoholizado al momento de su fallecimiento no son certeros.
* “No existió espasmo cadavérico, hubo agonía”. “Se dijo que presentaba espasmo en la mano derecha, sin embargo podemos afirmar con certeza que ese signo no existió”, agregó Arroyo Salgado
“No podemos dar mayores detalles, para no poner en riesgo la investigación”, agregó y añadió que por más que el homicidio fue la suposicion de la familia desde un primer momento “ahora lo confirman las conclusiones del exhaustivo informe pericial” que realizó el equipo de expertos que contrató para investigar el deceso.
Agencias.-

Deja un comentario