Radio On line

Carlos Corazini: “No hay certezas de cómo será la vuelta del turismo”

El intendente de Junín de los Andes Indicó que se trabaja con la Provincia para la apertura de actividades y destacó la importancia de los controles sanitarios.

Por Francisco Carnese – carnesef@lmneuquen.com.ar

El intendente de Junín de los Andes, Carlos Corazini, se refirió a las dificultades que la pandemia del coronavirus le originó a su ciudad, en especial al desarrollo del turismo religioso pero también, y como en el resto de las localidades, a la economía diaria de comerciantes, gastronómicos y hoteleros. Aseguró que el Municipio podrá afrontar el pago de salarios y el gasto social con recursos propios, aunque dijo que debieron dar de baja contratos y resignará el plan de obras previsto para este año en esta localidad cordillerana.

—¿En qué situación está la ciudad para la vuelta del turismo?

No registramos casos positivos en la localidad, al igual que en San Martín, con el que tenemos una actividad diaria importante, de gente que va a trabajar para allá y viceversa. Mantener este status demanda un trabajo intenso. Hoy lo más importante es priorizar el control sobre la ruta por sobre el interno, lo que no significa que no se haga, sino que los contagios, si se dan, van a entrar de algún lugar.

Por eso la atención está centrada en dos puestos ubicados sobre los ingresos a la ciudad. De a poco vamos generando conciencia y cada actividad plantea su necesidad de reapertura de actividades, armamos los protocolos y los enviamos a Provincia a medida que avanzamos con esto.

—¿Cuándo estiman y cómo creen que será el retorno a la actividad en la ciudad?

No tenemos a corto plazo certezas de cómo se va a iniciar, más allá de que hay un proyecto del gobernador Omar Gutiérrez y la ministra Marisa Focarazzo de ir trabajando para la reapertura de hoteles y la gastronomía, no es menos cierto que va a llevar un tiempo. Y después habrá que ver qué aceptación tendrá y cómo se generarán los paquetes para incentivar, en principio, al turismo interno de la provincia.

—¿Qué rubros hoy se ven más afectados?

Claramente la actividad gastronómica y la hotelera son las más postergadas, no solo acá en Junín. Se hizo venta de comida para la fecha patria para sostener costos fijos y los delivery, pero están muy complicados. Tuvimos una Semana Santa atípica, donde no pudimos contar con el turismo religioso y la posibilidad de que la gente hiciera este paseo del Vía Christi. Hoy estamos evaluando tenerlo de circuito alternativo para las caminatas y lo mantenemos iluminado al Cristo para seguir dando batalla al virus.

—¿La temporada de pesca se perdió?

Tuvimos un pedido de pescadores y de vecinos, pero por el decreto que prohíbe toda actividad deportiva, y así está considerada la pesca, no se pudo hacer, más allá de que se podría haber llevado adelante con controles. La temporada ya termina y hay muchas cuestiones complejas de resolver que a esta altura difícilmente se puedan concretar.

—¿Cómo es la situación financiera del Municipio? ¿Van a poder afrontar los gastos de funcionamiento y el pago de sueldos?

Estamos replanteando la continuidad de algunas obras y vamos a decretar una veda invernal a partir del 1° de junio por una cuestión climática, pero también por la falta de fondos para poder seguir avanzando con el plan que habíamos encarado.

Hoy, ante esta incertidumbre económica que tenemos hacia adelante, preferimos ser cautos y ver cómo se plantea la situación en los próximos meses.
Rodolfo Ramírez

—¿Cómo impactó la crisis en los ingresos?

La recaudación local ha caído muy fuerte, recaudamos tres millones de pesos menos que en los meses anteriores, lo que implica una baja del 50 por ciento. Obviamente que dependemos de una coparticipación que hoy también cayó, al no haber consumo ni producción. Ajustamos todo lo que podemos para priorizar y hacer la contención social necesaria en estos meses duros de invierno que se vienen.

Ante la pandemia, hay muchos vecinos que trabajaban de manera independiente y que hoy recurren al Municipio en busca de una asistencia. Tenemos también la participación de organizaciones sociales, donde hay un registro para que los fondos y los módulos alimentarios sean entregados.

—¿Y de dónde saldrán los recursos para sostener estos compromisos?

Hasta el mes pasado, con la coparticipación recibida se pudieron pagar los salarios y los programas sociales. Y estamos haciendo un recorte de horas extra y de contratos de obra. Esa gente pasó a tener una contención social, pero con montos mucho más bajos, con otras tareas a un menor valor. Esto, por ahora, como se dice, nos permite pasar el invierno.
“Las pérdidas son incalculables”

“No hay un número concreto sobre lo que generó esta pandemia porque las pérdidas son incalculables, ya que la situación es atípica”. De esta manera el intendente de Junín de los Andes describió el panorama que atraviesa la localidad. La ciudad cordillerana tiene en la actualidad 1800 plazas para alojar turistas. La actividad creció mucho en los últimos años a partir de diferentes eventos, como el Vía Christi que se realiza en Semana Santa

Deja un comentario